Hoy queremos contaros una interesante historia.
Tras graduarse con matrícula de honor en producción audiovisual en el año 2012, Adam Pancitti empezó a trabajar en un salón recreativo. Sus tareas consistían en dar cambio a los jugadores, pedirles que no golpearan las máquinas para descargar su frustración e intentar batir el record de algún juego en los ratos libres.
Para él era un gran trabajo aunque sólo temporal, por lo que cuando llegó septiembre se quedó sin empleo. Durante su primer mes desempleado envío unos 250 currículums sin suerte alguna así que decidió alquilar una valla publicitaria. Por supuesto no era tan simple como alquilar una cartelera. Su estrategia consistió en el desarrollo de una campaña de publicitaria viral multi-plataforma integrada en las redes sociales.
 

 
Gracias a ello recibió alrededor de 60 ofertas sólidas de trabajo y cientos de visitas a su web EmployAdam.com, pudiendo escoger el trabajo que realmente cumplía sus expectativas.
Su original forma de buscar trabajo llamó la atención de los medios de comunicación ofreciendo decenas de entrevistas a radios y televisiones explicando su campaña. En twitter incluso, el hashtag #EmployAdam fue trending topic varias veces.
Una vez conseguido su objetivo, Adam alquiló otra valla publicitaria para agradecer todo el apoyo recibido.
 
Campaña publicitaria Cartelera Comunicación visual
 
Esta historia es tan solo un ingenioso ejemplo más de cómo los medios impresos pueden confluir a la perfección con los digitales, potenciando las cualidades de ambos, ganando alcance y cumpliendo sus objetivos.