El pasado mes de febrero, la agencia de publicidad británica OMD llevó a cabo una campaña publicitaria totalmente innovadora en la que empleaba como elemento central la primera valla publicitaria-mosaico realizada en Reino Unido.
Se trataba de una campaña ideada para promocionar el vehículo Citroën C4 Cactus así que, gracias a la colaboración de los estudiantes de la University for Creative Arts (UCA), se construyó una cartelera con más de 2500 modelos de juguete del mismo que, desde la distancia, conformaban una imagen compuesta del coche.
 
valla-publicitaria-street-marketing
 
La cartelera, con unas dimensiones de 2,5x5m, rendía homenaje al fundador de la marca, André Citroën, quien ya en 1920 creaba versiones de juguete de sus automóviles y fue instalada en el centro comercial Bullring de Birmingham, cercano a la sede de la empresa en el país.
Para fomentar la interactividad con el público, cualquiera podía arrancar uno de los juguetes y llevárselo a su casa, una acción con la que entraba directamente en un sorteo en el que podía recibir varios premios. Además, al lado de la valla publicitaria se encontraba un Citroën C4 Cactus real que permitía a los clientes conocer más sobre su interior y las nuevas prestaciones del vehículo.
 
campana-publicitaria-cartelera-street-marketing
 
Chris Cheetham, director de marketing de Citroën en el Reino Unido, afirmó que su objetivo era “buscar los límites creativos y hacer algo especial para que nuestros clientes pudieran llevarse a casa un poco de la magia de Citroën.”