La compra por impulso es un elemento clave de muchas estrategias de retail. Esto se debe a que se conoce que aquello que hace a un cliente decantarse por comprar un producto o no muchas veces está lejos de ser un acto racional, más bien responde a una serie de estímulos que la Publicidad en el Lugar de Venta (PLV, POS en inglés) debe explotar.
Este cambio de forma de pensar de los consumidores viene dado por los cambios tecnológicos y las compras online, por lo que los vendedores del sector minorista deben intentar comprenderlo para poder aprovecharse de ello. Según estudios recientes, el 80% de los consumidores compra de esta forma, así que la mejor opción es adaptar las promociones, la selección de productos y el modo en que los exponemos a esta nueva realidad. Un buen ejemplo de ello son las Pop up stores.
En este post queremos exponeros 14 razones por las que las compras impulsivas son una tendencia en alza en el sector del retail.

Retail Pop up store Impresión digital

¿Por qué la gente compra de forma impulsiva?

Buen precio (un precio más bajo siempre es atractivo)
Factor sorpresa (A la gente le gustan los descubrimientos repentinos)
Buen Humor (A principios de mes, tras haber recibido la nómina, es el mejor momento para las compras. Los consumidores quieren recompensarse a sí mismos, justificar o reforzar su buen estado anímico)
Baja lealtad de marca (Las marcas han perdido su identidad a pesar de los desesperados intentos para protegerla. El consumidor no tiene ningún reparo en comprar a la competencia.)
Autoestima (Solamente el acto de ir de compras provoca un bienestar al que se le suma el que aparece tras adquirir el producto.)
Novedad (Un producto nuevo siempre capta la atención de forma inmediata)
Conveniencia (El cliente no quiere ir a otra tienda, quiere comprar)
Ahorro (Las ofertas y promociones apelan al ahorro y reducen la ansiedad postcompra)

PLV Marketing Visual merchandising Retail

Accesorios (Los accesorios de productos ya adquiridos son de fácil venta)
Ofertas temporales (Los plazos hacen dejar de lado el precio y la ansiedad postcompra)
Apariencia (Un producto con un buen aspecto, bien presentado o con un buen diseño de packaging genera el deseo de comprar)
Regalos (Ofrecer un regalo hace sentir bien y alivia la culpabilidad tras una compra impulsiva)
Colores (La psicología del color está muy presente. Ciertos colores como el amarillo o el rojo aumentan el deseo y provocan el comportamiento impulsivo)
La colocación del producto (La ubicación de producto en medio de un pasillo, contra la pared o formando una isla puede atraer clientes pero cuidado, una mala colocación puede causar todo lo contrario.)