En un antiguo almacén de la ciudad de Rotterdam se exponen, hasta el 4 de enero de 2015, una colección de 200 reproducciones fotográficas de las obras pictóricas más conocidas, codiciadas y valiosas de la Historia del Arte.

Ya no es necesario viajar a Madrid para ver el Guernica de Picasso o a Oslo para disfrutar de El grito de Munch, en la galería situada en la zona conocida como Fenixloods el visitante puede observar, a tamaño original, una exposición de cuadros de ochenta museos diferentes realizados por más de cien artistas.

200 Greatest Paintings és un viaje a través del tiempo por las corrientes pictóricas. La muestra se divide en siete períodos históricos: Alta y baja edad media (1000-1500), Renacimiento y Reforma (1500-1600), Edad de oro (1600-1700), Ilustración (1700-1800), Primera mitad del siglo XX (1900-1950) y De 1950 hasta a dia de hoy.

No hace falta decir que las obras expuestas no son las originales. Se trata de giclees creados usando la tecnología Agfa Graphics. Estos fueron reproducidos con impresoras de inyección de tinta de gran formato sobre una variedad de soportes como tela, madera, dibond, vidrio, etc. Esta tecnología ha sido empleada a su vez para la realización de banners, cartelería y merchandising del evento así como el catálogo y los folletos.

Para el organizador, Mart Walda, el propósito de la exposición es hacer posible que jóvenes y mayores experimenten el arte en un contexto lúdico y entretenido.

Junto a los cuadros se dan a conocer hechos menos conocidos como el valor o la frecuencia con la que esa obra ha sido robada; o la historia que existe detrás de esta.Cada época está ambientada con una iluminación concreta y música contemporánea a los cuadros que ayuda a sumergirse en una experiencia total.

Como curiosidad final, un ejemplo de lo no-convencional de esta instalación gráfica: Cualquier persona que quiera tocar una de las piezas puede hacerlo. Forma parte de la idea de interactividad que pretende transmitir y que complementa con proyecciones y pantallas táctiles.