La publicidad Below The Line (bajo la línea) es una estrategia publicitaria en la que se promociona un producto en medios distintos a la radio, televisión o prensa. Esta suele incluir campañas publicitarias de correo directo, marketing de buscadores, ferias comerciales, street marketing,… Aunque aquello que define la publicidad BTL no es estrictamente el canal que utiliza, sino su target, hecho que hace de ella una publicidad más enfocada y menos costosa.
La publicidad Below the line busca llegar a un tipo de consumidor determinado -en lugar de a una audiencia masiva- de la forma más directa posible. Este tipo de publicidad a menudo se centra en espacios específicos y se utiliza para promocionar productos que un consumidor desea ver en persona.
 
Publicidad impresa Marketing Rollups
 
También suele combinarse con las ventas en la tienda para ayudar a explicar las características del producto. Con este fin se utilizan elementos tales como expositores impresos, carteles aéreos, rollups o displays que sean capaces de llamar la atención de un público objetivo que queda delimitado por el lugar en el que se encuentra, qué tipo de productos compra y en qué momento, pudiendo acotar la estrategia al máximo y optimizar el retorno de la inversión. Esta es la principal diferencia con la estrategia opuesta -conocida como Above the line- y que podría tener como máxima expresión un anuncio durante la Super Bowl: publicidad muy costosa, de pocos segundos y dirigida a un porcentaje de público elevado al que no le interesa el producto.
 
Marketing de guerrilla Comunicación visual
 
El marketing BTL permite un mejor compromiso con los clientes, algo fundamental en el contexto empresarial actual en el que la reputación importa más que nunca. Los métodos Above the line son excelentes para obtener un nombre y desarrollar conocimiento de marca, pero el Below the line es preferible para fomentar relaciones reales con clientes potenciales.
 
Impresión digital gran formato Displays