En noviembre del año pasado Xbox celebró el lanzamiento del videojuego Rise of the Tomb Raider en Reino Unido con una de las acciones publicitarias más extremas que hemos visto en mucho tiempo.
La campaña publicitaria desafió a ocho fans de Lara Croft a subirse a una valla publicitaria y soportar todo tipo de adversidades meteorológicas que eran elegidas de forma online por el público.
La última persona en pie sería la ganadora.
La semana pasada en Cannes, la cartelera obtuvo 17 leones, incluyendo 5 de oro, convirtiéndose en la campaña de la agencia de publicidad McCann London más laureada del año.
 
Cartelera Campaña publicitaria Marketing
 
Lolly Thomson, co-presidente y director creativo de McCann London, fue el responsable de convertir una simple valla publicitaria en un duro reality show en el que los concursantes recibían nieve desde un cañón, lluvia, vapor,… siendo monitorizados cada hora, por su seguridad, por un equipo médico.
Desde el microsite survivalbillboard.com los espectadores podían votar qué les sería infringido a los participantes a la vez que comentar como transcurría el concurso.
 
Vallas publicitarias Agencia de publicidad Instalación gráfica
 
El ganador fue Adam Carr, quien aguantó 20 horas y 45 minutos de tortura, entrando dentro de las estimadas 30 horas como máximo que los especialistas calcularon que se podía resistir.
Con más de 3.500.000 vistas a la web, la campaña publicitaria consiguió una enorme notoriedad entre los usuarios de redes sociales y los curiosos que pudieron acercarse a vivirlo en directo.