Hace un par de meses se dio a conocer en Ámsterdam una nueva obra de Rembrandt, pero no se trataba del descubrimiento de un nuevo cuadro del famoso pintor barroco holandés.
El cuadro se titula The Next Rembrandt y recibe el nombre del proyecto que mediante la compilación de datos, algoritmos y una impresora 3D ha conseguido crear una obra nueva en un lapso de 18 meses.
 

 
Un equipo de científicos especializados en data, ingenieros y científicos de diversas instituciones, entre ellas Microsoft y la Casa-museo de Rembrandt, se unieron para crear un homenaje a este célebre pintor. El equipo analizó todas las pinturas del maestro holandés para conseguir un retrato acorde con el estilo, la técnica pictórica y el contenido, por lo que los resultados determinaron que el retrato debía pertenecer a un hombre de entre 30 a 40 años de edad, de raza blanca, con barba, vestido con ropas oscuras y con un collar y un sombrero en la cabeza, mirando de frente mostrando ligeramente su lado derecho.
A continuación desarrollaron algoritmos para extraer la técnica pictórica de Rembrandt: desde las formas de las caras y sus proporciones hasta el tipo de trazo y grosores de los pinceles que utilizaba.
 

 
Ron Augustus, Market Director de Microsoft, dijo: “Se podría decir que hemos utilizado la tecnología y los datos para crear algo nuevo del mismo modo que Rembrandt utilizó sus pinturas y pinceles.”
Para dar finalmente una apariencia y unas texturas verdaderas, se utilizaron técnicas de impresión 3D para imprimir la pintura por al óleo y por capas.
El resultado es un retrato original que nadie diría que no ha sido pintado por el mismísimo Rembrandt.
Para promocionar la acción, la agencia líder en publicidad exterior JCDecaux expuso el cuadro de forma itinerante por diversos mupis de Ámsterdam, acordonando el lugar y con dos guardias de seguridad que custodiaban una obra “tan valiosa”.