A pesar de una mayor conciencia mundial sobre el ecologismo y el reciclaje, el ser humano sigue consumiendo papel a un ritmo alarmante. Se estima que  se utilizan 300 millones de toneladas de papel cada año a nivel mundial  y Estados Unidos representa la friolera del 30% de ese uso. Y aunque el 38% del consumo mundial proviene del reciclaje, el resto todavía se produce a partir de pulpa virgen.

Químicos de la Universidad de California , en Riverdale, están tratando de resolver el problema de los residuos de papel mediante la creación de un nuevo material que pueda ser reciclado por impresoras especiales. Con el uso de colorantes redox , el tipo de productos químicos utilizados para la prueba de pH entre otras cosas, los científicos han creado un prototipo viable.

El soporte, que puede ser de vidrio o de película de plástico, está disponible en tres colores, azul, rojo y verde y puede ser “borrado” simplemente al someterse a altas temperaturas. Este material regrabable no requiere tintas adicionales para imprimir, ya que la “tinta”  se encuentra contenida en él, por lo que es tanto económica como ambientalmente viable.

Impresión Ecológica

La impresión se consigue mediante el uso de luz ultravioleta (UV) para fotoblanquear el colorante, exceptuando las partes que constituyen el texto. En este papel reescribible se puede borrar y escribir más de 20 veces sin una pérdida significativa de contraste o resolución. El prototipo representa una alternativa atractiva al papel corriente en el cumplimiento de las crecientes necesidades mundiales de sostenibilidad y conservación del medio ambiente.

 “Las letras impresas permanecen legibles con alta resolución, en condiciones ambientales, durante más de tres días, lo suficiente para la utilización en aplicaciones prácticas tales como la lectura de periódicos “ afirma  Yadong Yin , el investigador principal. “Nuestro papel regrabable es sencillo de hacer, tiene un bajo coste de producción, una toxicidad baja y en su fabricación se consume poca energía.”

En un futuro cercano, a Yin y su equipo les gustaría crear un material que pudiera ser reciclado hasta 100 veces sin perder la claridad, además de aumentar la variedad de colores y la resolución.